“Parásitos” : nada nuevo pero grandiosa

Merecidos Óscar a cinta surcoreana que desbanca a Hollywood en categoría de Mejor Película

 

ParásitosUna trama punzante pero más vieja que el hilo negro es la que cautivó al amplio jurado del Óscar para premiar tan efusivamente a la película surcoreana “Parásitos” al otorgarle 2 de sus principales galardones y situarle como Mejor Película- a pesar de representar a Corea del Sur- y como Mejor Película Extranjera.

La gracia del filme está en la acidez con que el director Bong Joon-ho va construyendo el relato en torno a la lucha de clases, un conflicto que se presenta a través de la Historia en todas las especies animales en su lucha por la subsistencia.

Una relación donde  el lei motiv clave es el poder. En ese  objetivo sine qua non le resulta tan connatural  su título, “Parásitos”, esto es, quienes viven a costa o explotando al otro. Y esto último es inherente al dominio de uno sobre otros.

Ese ha sido el drama en la historia de la humanidad porque generalmente el dominio de poder traspasa las fronteras de lo prudente, lo juicioso, lo lógico y lo legítimo.

Allí el tema se entrecruza con los Derechos Humanos y en este punto la controversia es enorme porque al reclamar los Derechos Humanos de un sector es muy fácil pisotear los de otros, como ocurre en Chile con la asediada Zona Cero (Plaza Italia).

Cito lo anterior para expresar lo pertinente de la narración y lejanamente pudo el director de “Parásitos” estar pensando en Chile sino en la tragedia universal de un mundo globalizado donde el dominio de unos sobre otros se expresa tanto en las relaciones interglobales como en micromundos como son los unitarios de las familias.

En ese pequeño cosmos trabaja Bong Joon-ho para expresar ese mensaje, pero eso no lo priva de su aplicabilidad universal.

Una familia desesperada en su miseria, más patética hoy en un mundo hiperconectado (una de las primeras escenas es su desesperación por entrar a internet) que logra a través de mentiras, disfraces, falsedades y además calumnias, penetrar a ese espacio que les está absolutamente vedado- la burbuja de los ricos- desestabilizando y expulsando a otros de su misma  condición no es sino la interacción a través de la historia de nuestra “civilización” y que hoy se muestra de manera más transparente por las redes sociales.

Decíamos al comienzo que el tema que aborda el director coreano tampoco es nuevo en la historia del cine. Tendríamos que recurrir a todas los filmes bélicos- a “1917” que cayó en este Óscar derrotado por “Parásitos”- que se apoyan en la realidad misma; a aquellas que hablan del trágico avasallamiento nazi y hasta de Drácula y de King Kong: el vampiro seduciendo mujeres para alimentarse de su sangre y el enorme simio derrotado por la perversión humana.

De esta y muchas otras historias cinematográficas, Joon-ho hace un tremendo refrescón- actualización- para decirnos  que “todo sigue igual” y ahí radica su gran mérito al reflejar a la sociedad actual con sus aun enormes inequidades; con sus extrema concentración de riquezas: con su patético individualismo y con su descarnadas “fórmulas” para resolver sus conflictos. Por eso se le premió también con los Óscar a Mejor Guion Original, Mejor Diseño de Producción y Mejor Montaje. Los acercamientos de cámara a momentos de desesperación  de los pobres y la lejanía del  zoom con la expresión de los ricos da cuenta del expresivo lenguaje  cinematográfico del coreano.

Hay un castigo del director con la condición de los ricos que puede tener un sesgo, pero tampoco muestra el mejor rostro de los pobres. Tanto en los pudientes como en los menesterosos hay comportamientos positivos y negativos, así ha sido siempre.  Como sea, ambas familias son disfuncionales: unos aliados en la falsedad y el dolo y los otros subsistiendo en nada que muestre gran afecto en un caserón con espacio para acumular mucha riqueza pero muy poco sentimiento.

“Parásitos” es género negro- mi predilecto- y por tanto aquí tampoco hay happy end, son los unos contra los otros para una suma cero.

Al final, muy rápidamente aflora la enseñanza: el esfuerzo y la educación como las únicas grandes vías para alcanzar la libertad y el poder de decisión sin que nadie nos susurre cuentos chinos.

El hijo deberá prepararse para lograr liberar a su padre sumido en un cautiverio.

Grandiosa “Parásitos” y bien merecidos todos los premios que se le otorgaron.

Para qué digo que la superrecomendamos.

 

 

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena y maneja este sitio para analizar la actualidad así como otros temas de interés. No estamos acercando a 1.800 seguidores en twitter y un número significativo que nos siguen a través del contacto directo y de correos. Nuestro interés es otorgar análisis independiente y acogemos co9mentariods que pueden observar enfoques distintos y opuestos al nuestro.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario