Cine Argentino sigue posicionándose en mercado internacional

Susana Pozo

, Cine, General

 

Tarantinesco final en “Al Final del Túnel”

 

 

Una buena opción para quienes disfrutan con el Cine de Suspenso

 

 

 

 

 

al final 2El  elemento más importante en las películas de suspenso es que éste vaya  in crescendo, de  menos a más. A la par debe despertar en el espectador la curiosidad por la culminación del acontecimiento y si ambos elementos se expresan dentro de un contexto que luego explicaremos,  el director de la realización ha cumplido  de manera  correcta su cometido.

Y eso es lo que  ocurre en la última producción cinematográfica argentina que  llegó a  salas chilenas,  “Al Final del Túnel”,  una de las pocas que está circulando en estos  días en medio de la apabullante oferta hollywoodense que ofrecen los cines de cadena.

Esta realización se inscribe en el escaso circuito del cine latinoamericano que llega al país y que tiene poca receptividad en el espectador masivo, porque está inserto en el perverso círculo de  escasa oferta, ergo magra demanda.

“Al Final del Túnel” ha sido mal criticada por  su lento comienzo, pero esa en una condición sine qua non para que se configure el suspenso.

Además  contextualiza el gris trascurrir del protagonista que confinado a una silla de  ruedas, tras trágico accidente en el que además perdió a su familia, ha optado por  la introspección en su laberíntica casa que difícilmente podrá sustentar con sus escasos ingresos.

A mayor ingrediente, su compañero fiel, el perro Casimiro, tiene plazo de término por su avanzada edad.

A partir de este preámbulo, viene el quiebre en  cuanto a la velocidad del relato que dará paso al in crescendo del suspenso que Hitchcock lo manejaba de forma magistral y que en esta película, analistas que quieren encontrar la quinta pata al gato, no lo identifican.

Pero lo cierto es que se expresa, si seguimos los lineamientos de  Alfred Hichtcock, quien  supeditaba el suspenso a la complicidad de información que comparten el espectador y el director, y de la cual permanecen ignorantes los personajes a quienes les sucederán situaciones límites.

Si los analistas no saben reconocer tales situaciones en “Al Final del Túnel” es que no saben lo que es suspenso.

Esta es una realización claustrofóbica, ya que en un 80% ocurre al interior de la vivienda, un guion que les resulta muy cómodo a los productores, por cuanto abarata los ingentes costos que suponen el rodaje en exteriores.

Este filme ratifica que el cine de ficción es magia: nos permite aceptar y creer que acciones que en definitiva no están en la potencialidad del ser humano realizar, las disfrutamos en pantalla.

Por eso nos encantamos con un Superman que en el cine vimos “de verdad” volar; con un King Kong que podía sostener en su mano una frágil mujer sin hacerle daño y un Spiderman que trepa por las paredes. Por  sólo mencionar algunos ejemplos que suman por miles. Aun haciendo abstracción de los efectos especiales digitales que han multiplicado por  miles las posibilidades de recrear en pantalla acciones imposibles a la capacidad  del hombre contemporáneo.

En el largometraje que comentamos,  este inválido hará acciones imposibles para su condición y que las aceptamos porque  al entrar en consonancia con  las escenas en pantalla, vamos dispuestos a experimentar la magia que era capaz de  ofrecernos en exclusiva el cine. Más aun si se trata de un thriller

Hoy  hay una pretendida realidad virtual, a la que personalmente no asigno mayor valor que aquella del cine de antaño, cuando el oficio y la creatividad de los  equipos cinematográficos nos ofrecían esa magia que de alguna forma, a modo de ejemplo, se  insinúa en el filme de Woody Allen “La Rosa Púrpura del Cairo” que permite que el protagonista se salga de pantalla, donde está prisionero,  y se introduzca en la vida real para enamorar a una espectadora que lleva una vida gris junto a un castigador y explotador marido.

Es lo mismo que ocurre con la magia literaria, el realismo mágico del que nos hablaba García Márquez y tantos otros autores que a través de la poesía y la literatura de ficción nos han entregado ese encantamiento, bajo el cual a veces es posible descubrir metáforas para criticar a la sociedad. Recordamos en esa línea a José Samarago y su particular estilo y a Kafka con su  aclamada “Metamorfosis” quien usando un insecto  como personaje critica a una aplastante sociedad que va contra minorías vulnerables.

En el cine es posible ser atravesado por balas y no perecer, caer del piso 20 y recuperarse.

En “Al Final del Túnel”  un lisiado desbaratará una violenta banda, los hará sucumbir en sus propios códigos y se desplazará sin su silla de ruedas por  una difícil ruta: sería imposible si le exigiéramos realidad al cine.

Recomendamos este filme que ha recogido el estilo tarantiano: su claustrofobia  escénica y su final tiene grandes similitudes  con “Los 8 más Odiados” que  ya analizamos en estas páginas.

Al protagonista, Leonardo Sbaraglia, le vimos en “Relatos Salvajes”.

La protagonista, la española Clara Lago, desde mi opinión, no cumple otra función que es lo que hace rato viene haciendo  con eficacia el cine argentino: asociarse con elencos, directores y productores españoles que le  facilitan su posicionamiento en el mercado europeo.

Es la estrategia de la que carece la cinematografía chilena que en materia de distribución se está quedando atrás con respecto a otras realizaciones del continente.

 

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena y maneja este sitio para analizar la actualidad así como otros temas de interés. No estamos acercando a 1.800 seguidores en twitter y un número significativo que nos siguen a través del contacto directo y de correos. Nuestro interés es otorgar análisis independiente y acogemos co9mentariods que pueden observar enfoques distintos y opuestos al nuestro.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario