Resultados Simce declinan

Susana Pozo

, Opinión

pirateria

Resultados Simce declinan

Cae un eje primordial: la lectura

Lamentable, pero hemos tenido un mal inicio de semana, tras conocerse  los resultados Simce  que dan cuenta de un retroceso en lectura de 8º básicos con una caída de 15 puntos.

Los argumentos  atenuantes  que el Secretario Ejecutivo de  la Agencia  de la Calidad para la Educación ha presentado con respecto a esta baja,  se vinculan a que  no es constitutiva de  tendencia frente a resultados  lineales en los últimos 10 años y los ha calificado  como un resultado “atípico” .

Por cierto:  durante los últimos 10 años no hubo progreso en la capacidad lectora de los alumnos pero hoy se  registra una luz de alarma con esta caída de 15 puntos. No  es bueno ni lo lineal ni la baja.

Los hábitos de lectura y particularmente la comprensión lectora representan un eje  facilitador de los restantes aprendizajes a que se enfrentan los estudiantes. Si hay deficiencia en la comprensión lectora, los niños y jóvenes tendrán dificultades para entender el resto de las materias y resta posibilidad para que se “encanten” con el aprender.

La falta de motivación por la lectura no es asignable solo a  los colegios ni a profesores. También es responsabilidad de los padres, como los primeros agentes en el necesario estímulo para que los niños se inicien en el agrado por la lectura que les abrirá un enorme horizonte en el manejo, comprensión y dominio del conocimiento y del lenguaje, así como los aspectos formales de ortografía, puntuación.

La familia tiene la mejor opción en la más tierna edad de los niños, cuando la fantasía  en cuentos da impulso a la imaginación, a tomar un libro, aprender las primeras letras y  en ese lapso se cimienta la aptitud y predisposición a la lectura.

La tecnología está siendo un factor negativo, en tanto si bien permite disponer de una gran cantidad de conocimiento, los niños y jóvenes se inclinan de  manera preferente por redes sociales  en las cuales se registran diálogos banales e intrascedentes, con un uso inapropiado del lenguaje en fondo y forma.

Personalmente, trabajo en  el aprendizaje de estilos de redacción. En los últimos años he observado evidentes menores destrezas para puntualizar; manejo incorrecto de  ortografía, ritmo deficiente de lectura, pobreza en uso de términos y sinonimia y comprensión de lo leído.

Ergo: leer es una “lata”.

En parte, a consecuencia de las abreviaciones, escrituras lineales, cablegráficas que imponen el “comunicarse” a través de las redes virtuales.

Estos resultados SIMCE han alzado ahora voces condenando la movilización del magisterio que deja ya por  3 semanas a los alumnos de menores recursos fuera de aula.

Los docentes  han dilatado su movimiento en pre-acuerdos de comisiones, cuyos resultados luego son consultados  en todas  las bases, estrategia que dificulta el término del conflicto, cuya prolongación  tiene un fuerte impacto en los ya bajos rendimientos de los  matriculados en el sector público.

Y sobre este drama social debiera  ser la reflexión docente que les lleve a retornar a sus puestos de trabajo.

El necesario regreso a  las aulas no implica necesariamente  ni la renuncia a las aspiraciones magisteriales  ni una señal de debilidad, que pareciera ser el temor instalado de aquellos sectores que han  hecho de  las movilizaciones su forma de dialogar.

Con respecto a estos resultados de la prueba Simce,  una vez más  se argüirán los cuestionamientos a  estas pruebas, una instrumento que debiera perfeccionarse en su metodología, a juicio de expertos y no ser eliminada.

A propósito del preocupante resultado en déficit  de la capacidad lectora, que no es privativo solo en niños y jóvenes- también en adultos- hemos escrito  artículos,  en los cuales hemos dado cuenta de  la indiferencia y  las escasas políticas pública sobre este eje educacional.

El pasado 23 de abril, fecha  en que se celebró el Día Internacional del Libro, escribimos una columna y re-editamos otra sobre este tema.

A quienes no les han leído les  dejo a disposición y adiciono además otros 2 links vinculados al tema.

 

  

Modesta celebración del Día del Libro

leyendo 2Muy discretamente se está celebrando hoy el Día del Libro. Digo  discretamente, porque una celebración de esta  trascendencia  no ha tenido la resonancia que  nuestro  comercio tiene para  otras fechas “Días”.

El Día del Libro al parecer no vende. Y es una lástima. Que el comercio no lo promocione es señal inequívoca que es una fecha que no “prende” ¡Qué pena¡ porque este es uno de los indicadores de nuestra sociedad  y una de las explicaciones de  por qué estamos tan mal en calidad educacional.

El Libro es un eje  para avanzar en calidad educacional: leer textos, cualquiera, aun una novela livianita, permite  caminar por la ruta de la comprensión de contenidos, el incremento de vocablos, la adquisición de ductilidad para la expresión oral y  escrita y alcanzar otros horizontes, ya sea en  textos disciplinarios o de ficción. En definitiva, nos hace crecer como individuos y como sociedad.

Tenemos niveles  bajísimos de  capacidad lectora y esa es una barrera en el interés y comprensión de contenidos de  importancia en nuestro quehacer y en nuestra democracia.

Si el comercio hubiese  promovido  el Día del Libro como los taquilleros “Días” de la Mamá, del Amor y Navidad,  hubiese colaborado en generar mayor dinámica en leer.

Tampoco he observado  la necesaria promoción de este día  de parte del Consejo Nacional de la Cultura, que tiene rango ministerial. ¿ qué pasa que no está  presente en esta fecha? Al ingresar a su página se  promueve el Día de la Danza, ya celebrado el pasado día 18 y no hay mención a este Día Internacional del Libro, cuyo objetivo es promover la lectura. Sabemos que  hace análisis de  nuestra capacidad lectora, que han diseñado nuevas políticas y trabajan con los colegios, pero  se puede  aprovechar esta fecha para  generar alianzas con las librerías y Biblioteca a través de propuestas promocionales.

Es cierto,  nuestros libros son de elevado precio. La Editorial de la Universidad de la Serena tuvo este año una excelente idea:  hoy 23 de abril  se adhirió a este Día y rebajó el Iva en sus ventas a los académicos.

Pensemos en las personas  retiradas “injubilosamente” con tiempo para leer pero con pensiones tan míseras que el acceso a textos es impracticable.

El alto costo, el IVA y la escasa promoción- fueron los temas que  abordé en una columna redactada en la víspera de la Navidad de 2012. La re-edito, no como un artículo añejo ni de antaño: todavía está  vigente. No me enorgullezco de ello, porque significa que todas las carencias que allí señalo se  mantienen.

Era la segunda columna después de una primera que se refería a la importancia de regalar un libro para Navidad, un obsequio  complementario a los de carácter lúdico.

Les invito a leer esta columna escrita  para Semanario “Tiempo” en 2012.

 

LOS LIBROS, EL DESARROLLO Y LA ECONOMÍA

 

 

 

En plena víspera de Navidad me  haré un regalo y me permitiré seguir con el tema de los libros.

Pido disculpas porque en este ambiente  navideño abordaré el lado ”B” de los libros, su comercialización, cuando está el tema de los $$$$ de por medio, como el diablo quien ha entrado en escena en un propósito cultural.

Pero… ¿y el Desarrollo a partir del libro? Quien sea que haya inventado  la imprenta (hay pelea internacional por autoría) revolucionó el mundo, fue el gran acontecimiento para la democratización de las Ideas. Ese sí fue el fin de un mundo  y el comienzo de otro, al terminar con la élite que tenía acceso monopólico a los manuscritos.

Los textos fueron  el germen, para el avance   y mayor evolución de los países, por ejemplo para lograr nuestra Independencia, pero ahora estamos “congelados” en el hábito de leer.

Masificar la lectura es una tarea  de Política Pública y es asunto pendiente a nivel país. Un obstáculo en su masividad se  relaciona con la “mano negra” de la Economía, que todo lo “Cuantifica” y poco “Cualifica”.

Los libros aun están considerados  como producto de consumo,  hay que pagar impuesto por su adquisición. Sí, claro, el libro es consumo de cultura, de intercambio y difusión de ideas, de apertura hacia otros horizontes. Pero pesa más que contribuyan a la Economía.

Todos los gobiernos “democráticos” han hecho “oídos sordos” de la petición reiterada de la Cámara Chilena del Libro para  eliminar el IVA en los textos y así, Chile es hoy un país  donde comprar cultura tiene un alto costo.

Ahí se anida la indeseada “piratería”,  con venta de ediciones clandestinas, incompletas, que  significan un  atentado a la creatividad de un autor.

Crucemos la cordillera y lleguemos a Argentina, donde los precios en publicaciones bajan de  forma considerable. Aun España, con sus  actuales dificultades económicas, mantiene bajo valor en sus textos.

En Chile, en cambio, operan las externalidades negativas  para aplicar gravámenes especiales en productos como  bebidas alcohólicas y cigarrillos. Me parece muy bien.

Pero, sobre la base de ese mismo razonamiento ¿Por qué una externalidad positiva, como es  el incentivo por la lectura, no sirve de justificación para eximir a los libros de impuesto?

¿Será que a los gobiernos “democráticos”  no les incomoda tener resabios  propios de  dictaduras, uno de cuyos propósitos es que sus “gobernados” no lean  y permanezcan desinformados?

Si  nos va tan bien en Crecimiento  ¿Por qué  no damos  paso a la cultura, rebajando el IVA de los textos? La promoción del libro puede expresarse además en  distintas  vertientes: generar bibliotecas públicas cercanas a sectores de escasos recursos; practicar  una efectiva Responsabilidad Social Empresarial con la donación de una Biblioteca de  primer nivel en sectores marginales.

Después de todo, la donación  significa rebaja de impuestos. Lo tienen presente algunas megaempresas que hacen donaciones con “el bolsillo ajeno”, y  reintegran a Fundaciones el “vuelto” a  sus clientes.

Todos  podemos aportar para que en  este país aumente el interés por leer.

Si  Ud. hace regalos solidarios  en Navidad, obsequie  un libro. Instituciones sobran. Los Hogares de Menores, Hospitales y  Recintos Penitenciarios, por ejemplo, son terrenos fértiles para  encontrar lectores.

Que los libros por su elevado precio resulten inalcanzables para el sector socio-económico que más requiere leer, es una expresión más de la discriminación en la inequitativa Distribución del Ingreso.

Porque  paradojalmente la  educación estratificada  significa  que  los más pobres leen  menos,  su   lectura  es menos  fluida,  y ello lleva a una   menor comprensión de contenidos: el círculo completo para que  leer no resulte tan atractivo y se mantengan al margen del conocimiento.

Una suma más para profundizar en la categorización que tenemos: ciudadanos de primera, de segunda y de tercera.

Otros Links

1. El año pasado recordamos los 110 años del natalicio de Pablo Neruda. En un artículo donde insertamos un  poema a quienes tenemos amor por la expresión escrita, como Neruda que se inspiró en las palabras para esos versos.

http://agendalternativa.cl/neruda/

 

2. Y en plena discusión de la Reforma Tributaria, planteamos que  una vez más no hubo interés en el sector político para eliminar el IVA de los Libros

 

http://agendalternativa.cl/los-libros/

 

 

 

 

 

 

 

 

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. Actualmente se desempeña como académica del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de la Serena. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario