La Salud está Enferma

Susana Pozo

, Opinión

La Salud Enferma

El Gobierno podría enfrentar un nuevo conflicto

consultorioSi los profesores no deponen el irrazonable movimiento que mantiene fuera de aula a los niños más pobre del país, los médicos que se desempeñan en el sector público se sumarían esta semana  al convulsionado escenario nacional por demandas sociales.

Los facultativos han estado planteando  aumento salarial y mejores condiciones de trabajo, pero han intentado aplazar el paro de actividades como estrategia porque estiman que tal decisión dañará a usuarios de menores recursos.

En efecto, la huelga médica generaría un desastre ya que coincidiría con la entrada de la época invernal cuando se produce la mayor presión asistencial en consultorios a causa de enfermedades respiratorias y  la preocupante contaminación que se observa en la Región Metropolitana, donde se concentra el 60% de la población del país.

La anterior no es la única situación crítica del sector salud. Otras se vinculan al déficit presupuestario, capacidad para reducir las listas de esperas e infraestructur,a entre otras.

La problemática del sector  la sintetizamos en una columna elaborada para el Semanario “Tiempo” que le invitamos a leer.

 

La Salud en Lista de Espera

 

Escándalos y movilizaciones han sido noticia. A la retaguardia, en lista de espera, en  fase larvada, está la muy enferma gestión en salud. Si la representamos, diríamos que está a punto de ebullicionar.

Expresada en su léxico, el diagnóstico es que la Salud agoniza y requiere ser internada en la Unidad de Tratamiento Intensivo para procedimientos de alta complejidad.

Bachelet le debe mucho al sector Salud, si recordamos que como novel ministra de Salud, el entonces Presidente Lagos le dio perentorio y breve plazo de 3 meses para solucionar las listas de espera, un problema crónico en la Salud pública.

No lo logró, pero mediante una estrategia de planificación, implementación telefónica y otras acciones, las redujo pero no las eliminó.

No importa, presentó su renuncia rechazada por Lagos, y el gesto comenzó a posicionarla en el alma de la gente que la ha seguido incondicionalmente.

Hoy, a 15 años de esa tarea incumplida, pero que la catapultó al estrellato presidencial, las listas de esperas debieran ser una pesadilla para la mandataria, para todo el personal de salud y en los de mayor importancia: los pacientes.

Nunca sonará más coherente el calificativo de pacientes que al integrar una lista de espera.

La cifra asusta: 1,8 millones de personas aguardan hoy por una consulta o procedimiento.

Un segundo guarismo que espanta: el sector  público adeuda $ 155 mil millones a proveedores.

La suma de males en salud  sigue en  construcción hospitalaria, equipamiento, personal. Son tantas las precariedades sanitarias que me remitiré a lo local y a lo señalado en este Semanario por el Presidente Regional del Colegio Médico, Francisco Bastidas, quien  dio cuenta  de una infraestructura “antigua, obsoleta y disfuncional”.

Ni que lo diga. El Hospital de La Serena es del tiempo de la colonia y el Centro de Diagnóstico y Tratamiento continúa  siendo un compromiso incumplido.

Tampoco aspiren los serenenses a un Centro Oncológico: no hay recursos y  los pacientes deberán seguir viajando a Valparaíso, arrastrando su enfermedad. Es crudo expresarlo así. Pero, ¿Por qué disfrazar esa realidad?

A nivel privado la situación no es mejor. Hay especialidades en que las personas deben anticipar la ocurrencia de una enfermedad- en dermatología, por ejemplo- porque  es inviable lograr una consulta antes de 3 meses.

Como no, si a nivel internacional somos los peores OCDE  rankeados en cuanto a número de médicos: 1,7 por cada 1.000 habitantes, una relación invariable en los últimos años.

Similares lugares en el Nº de enfermeros y camas de hospital.

Pero sí lideramos los mayores precios de medicamentos y por   resultados de encuestas, un 80% de usuarios están insatisfechos.

Ante tanta dolencia en salud ¿habrá tanta paciencia?

Salud es el sector que junto con Educación registra una luz roja en la crónica desigualdad, la enfermedad generalizada del país.

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. Actualmente se desempeña como académica del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de la Serena. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario