A presionar, a presionar, que algo van a lograr

Susana Pozo

, Opinión

 

 A presionar, a presionar, que algo van a lograr

Movilizaciones y políticos apuestan a la presión

 

Las presiones indebidas van preocupantemente en alza.

presionMuchas  en nombre de la libertad a expresarse, y en esa arista me refiero a todas las movilizaciones  con estrategias ilegítimas, temerarias y que dañan a terceros.

La ocupación de planteles universitarios y la paralización de establecimientos  de la educación pública básica y media para ejercer presión sobre demandas que deben colocarse en una mesa de negociación, constituyen abiertamente una presión indebida porque coartan la libertad de trabajo y de educación.

Los políticos apelan a similar estrategia.

A nivel de escándalos, ayer jueves pasó por la Fiscalía Nacional el ex director de Impuestos Internos Michel Jorrat.

El persecutor  había admitido previamente a la prensa que una de  sus indagatorias estaría encaminada a que el imputado precisara su afirmación a medios  de comunicación en cuanto a que durante el ejercicio de su cargo recibió presiones desde el Ministerio del Interior.

Efectivamente, el diario electrónico “The Clinic” hoy puntualiza que Jorrat reconoció frente al fiscal sobre presiones “insistentes” que él entendía provenían del Ministerio del Interior.

La versión periodística precisa que  a consecuencia de esas declaraciones, hace su entrada en escena un nuevo personaje quien ya no está en La Moneda: el ex ministro de Hacienda, Alberto Arenas, porque Jorrat recibía  de la secretaria de Arenas los recados para evitar que se investigara la arista Soquimich.

El ex ministro de Hacienda, en tanto Jorrat estuvo a cargo de la repartición recaudadora de impuestos, era su jefe directo.

“The Clinic” plantea que  el Fiscal deberá citar nuevamente a Peñailillo para que aclare esta situación.

Recordemos que una denuncia similar a la explicitada por Jorrat la hizo  el ex subdirector jurídico de esa repartición, Cristián Vargas, también sujeto de presiones desde La Moneda, y por tanto, podría estar en los próximos días en la nómina de convocados por la Fiscalía en la investigación del ya caratulado Caso Soquimich.

Vargas a su vez  perdió el cargo por haber querido hacer bien su trabajo (era partidario de hacer denuncias a la Fiscalía) y por tanto el mundo político presionó, bajo el pobre argumento de  la ley de empate, a propósito de la salida de Jorrat, para apartar al abogado de los escándalos que vinculan a políticos y empresarios.

Esta presión ha permitido que hoy Impuestos Internos mantenga el statu quo con respecto a las indagaciones tributarias por estos escándalos.

Así, el peso completo de los procesos está en manos de la Fiscalía Nacional.

En otro enfoque en  esta danza de presiones indebidas, habrá que decir que los legisladores ya han perdido el pudor, en la desesperación por evitar que  los hechos lleguen a la luz pública y ahora está siendo  el turno del Senador  Alejandro Navarro, amenazado por  el Partido Socialista- según relata el Diario “El Mostrador”- a “que respete las reglas del juego”.

¿Cuáles serán las reglas del juego?

Le pidieron además derechamente que  abandone- con MAS y todo- la Nueva Mayoría y que renuncie a la vicepresidencia del Senado.

¿Por qué piden las penas del infierno para el otrora querido senador Alejandro Navarro?

Lo resumimos: el parlamentario publicó la nómina de parlamentarios que recibieron por norma legal gastos reservados y  llamó a todos quienes dentro de esa lista hubiesen recibido aportes  desde Corpesca, lo sinceren y lo informen.

Algo sabrá el senador, cómo formuló esa convocatoria.

Bien ingenuo sí. Porque debió considerar la férrea resistencia  mostrada por  todos los políticos, aún frente a evidencias  muy nítidas, a admitir sus pecados.

A la gran mayoría de los involucrados se les tuvo que invitar a que abandonaran sus cargos y otros permanecen- con cara de póker- desafiando el vendaval.

La senadora Isabel Allende motejó a Navarro- siempre según “El Mostrador”-  como el “Robin Hood de la Probidad”.

¿Y qué habrá de malo,  en ser el Robin Hood de la Probidad?

Por lo demás, quienes tienen las manos limpias, sin dineros negros, bastaría con explicitarlo.

¿No es eso más válido que amenazar a Navarro con enviarle al infierno, practicar bullying y darse por ofendidos?

Este episodio es uno más  de esta ya larga y siniestra trama que involucra a políticos y grandes empresarios.

Entre tantas presiones y esfuerzos para encubrir esta  reprobable simbiosis, los políticos no reparan en temas que debieran estar en su enfoque.

Por ejemplo, los preocupantes  indicadores económicos que enfrenta el país.

Claro, ese tema  no impacta a  los congresales: al fin y al cabo son funcionarios públicos y tienen asegurado el ingreso cada mes.

Por tanto, a presionar, a presionar que algo van a lograr.

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. Actualmente se desempeña como académica del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de la Serena. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario