“Alien: Covenant”

 Padre del  alienígena más malvado vuelve a acunarlo: terror espacial

 

Alien-CovenantDebieron transcurrir 5 otras  producciones para que el alienígena más famoso de la cinematografía actual, el más irreductible, y que conserva el  nombre menos rebuscado- simplemente “Alien”-  retornara a las manos, estilo y creatividad de su primer director, Ridley Scott, el padre de este monstruoso extraterrestre, junto a los guionistas John Logan y Dante Harper.

38 años que no pasaron en vano para  este  monstruo espacial, cuyo elemento más original es que embaraza a varones y que  se introduce en su huésped en la simple aspiración de microrganismos. El primero, el embarazo, cobra más sentido  en esta década en que se  observa  la desexualización del ser humano- tal vez un anticipo a lo que podría ocurrir a futuro, un embarazo varonil, ya han habido intentos, y cuando vemos cómo se abrevian las diferenciaciones entre ambos  sexos. El contagio por microrganismos, apela a lo incontrolable que puede ser  enfrentar un alienígena dispuesto a destruir al ser humano  y que se  filtra como la más terrorífica epidemia que podría contraer el hombre en sus incursiones por otros planetas, al alojar en su propio cuerpo a este enemigo, que simplemente  usa a los tripulantes de  la nave espacial como caballos de Troya.

Las epidemias más fuera de control y letales a la fecha  son aquellas en que  el agente llega por  simple aspiración. Que ello ocurra en  la ficción de una película coloca más tensión en el relato y en el espectador, y éste es uno de los tantos elementos que han  hecho de “Alien” una de las cintas de terror espacial más exitosas.

Son las 2 primeras interpretaciones que damos a este extraterrestre para su permanencia por  casi ya cuatro décadas con una extensa saga, su ópera prima, otros 5  secuelas, 1 precuela y ahora esta secuela titulada “Alien Covenant”

 Su originalidad no termina en los elementos ya indicados, el involuntario “depositante” muere al nacer su “cría”, al igual que se estima sucede con la madre del pulpo (de allí tal vez venga el parafraseo del individuo “pulpo”, dispuesto a  extraer hasta la vida de su proveedor), Con el octópodo. el Alien cinematográfico también comparte  sus tentáculos, una de las  variadas formas con que se presenta en las películas, en una mezcla de pulpo y crustáceo.

Otra de sus configuraciones también es aterradora, cuando se le muestra como un gigante, con una silueta muy semejante  al demonio de la también muy calificada película de terror “El Exorcista”.

Debe ser el extraterrestre más sanguinario y despiadado de la cinematografía alienígena contemporánea. Distante del “E.T.” que provoca la ternura que se dedica a una  mascota y también del intelectualismo a que nos conduce  el excelente  filme “La Llegada”, ya comentado en estas páginas. Y por último, en las   antípodas de “Marcianos al Ataque”, una  comedia y sátira que arranca carcajadas.

Me permito todo este preámbulo de disquisiciones, porque quienes vean esta cinta que ya está teniendo éxito de taquilla, les sucederá que entre tanta información que nos entregan los guionistas, no vamos a  la letra chica  de mensajes y  pequeñeces, pero interesantes que pueden observarse en una realización.

A partir de esas observaciones, entregaré algunos elementos del guión, buscando no aportar mayores luces.

Agreguemos en esta misma conducción del texto, que aunque  resulta abrumador el relato, que siempre  en una película de terror  genera una carga emocional adicional en el espectador, queda aun espacio para interpretaciones filosóficas.

Como en toda la saga “Alien” y en su  precuela “Prometeo” (también de Ridley Scott)  está presente un humanoide. En esta  última  versión, el director retoma al androide David de la precuela, cuyo nombre está inspirado en la figura del magnífico David de Miguel Ángel, estimada como la figura más perfecta en la creación artística.

David aparecerá como el salvador de la tripulación que aterrizó en un planeta no consignado en la  trayectoria diseñada para ir a colonizar un planeta de características semejantes a la Tierra. El desvío a donde finalmente llegaron  fue una mala decisión del capitán.

El androide, como ser sintético “bueno”- porque posee sentimientos- se enfrenta a Walter, el  androide que portaba la nave, y que será el “malo” ya que está elaborado como un nuevo prototipo más perfeccionado, donde  se ha buscado proteger que  este ser sintético esté desprovisto de emociones y no signifique una amenaza para la raza humana. Algo de eso están aprendiendo las nuevas generaciones que se suman a la “lógica” de la competencia “a codazos”.

No relataré  el guión, pero será el triunfo del mal sobre el bien donde se formula el cuestionable planteamiento de los guionistas que tener sentimientos es “malo”, signo de  debilidad.

Una tercera deducción es ver a  Walter- el  androide malvado- como el Frankenstein actualizado, embellecido,  que se escapa de las manos de  su creador, y de su dominio.

En esa línea podríamos leer la rebelión como una venganza del oprimido, en el cual muchos  espectadores podrán verse retratados, si tiene conciencia que estamos inmersos en una sociedad comandada por una serie de prácticas y normativas que  sólo terminan por doblegar y comprimir la libertad.

No obstante, reaparece además el enfoque de la perenne amenaza en cuanto a que los seres sintéticos pueden controlar a la especie humana, un pensamiento que en la literatura parece preocupar más que el ya demostrado proceso del desarrollo de la civilización que ha estado destruyendo su entorno, un contexto evidente y amenazador, por sobre este  supuesto de la ciencia ficción de un androide dominando el mundo.

En la forma, “Alien Covenant” no defraudará, su padre de hace 38 años ha demostrado que es su mejor realizador y al parecer Scott está en el propósito de  retornar con una segunda  secuela de su autoría, según las últimas escenas.

En “Alien Covenant”, Scott vuelve a rendir tributo a  las mujeres, pues será la sargento Daniels  la tripulantes  más intrépida frente al monstruo replicando el protagonismo  que llevó al estrellato a Simoney Weaver en la versión de 1979. Todos los varones actúan  dejándose llevar por sus emociones y malas decisiones, ratificando en esta  cinta el enfoque  del sentimiento como una debilidad.

“Alien” fue  ganador de  una docena de galardones en 1979, incluido el Óscar a los mejores efectos visuales.

Esta nueva versión de Scott derrocha aun mayores efectos visuales y virtuales, aprovechando el avance tecnológico. Visto en el nuevo formato Cinemascope  Gigante XD (pantalla de pared a pared)  y con sonido envolvente, el filme resulta casi abrumador en una acción que no se detiene. No obstante es una cinta que mantiene el interés, entretiene y cumple con todos los cometidos que están implícitos,  lo que da cuenta del buen oficio del equipo.

En definitiva una muy buena realización, recomendable a todo público, ya sea que vaya en pos de ciencia ficción, terror, efectos especiales, acción y aun a pesar de las escenas  repulsivas que, si ya las vio en  los  otros “Aliens”, las resistirá.

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. Actualmente se desempeña como académica del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de la Serena. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario