Mientras desaparecen unidades laborales, políticos se enfocan en sus rencillas

Triste Fin de semana para Linares y para trabajadores de Diario “La Hora”, pero los Políticos no escuuuuuchan

sordosSólo como un téngase presente funcionó la  censura a la mesa de la Cámara, pero a los congresistas  la ciudadanía les ha destinado muchos “téngase presente” y no escuchan. El episodio de las sequías es uno más que enfrentará al Gobierno y la Oposición.  La moción fue  presentada  la Presidenta de la Cámara, Maya Fernández y sus 2 vicepresidentes, por adjudicarse, de acuerdo a los denunciantes- facultades que no les correspondería.

Los legisladores han admitido que como bloque minoritario, esta propuesta no prosperaría, pero estimaron pertinente  dejar el precedente  sobre lo que estiman es una conducta inapropiada de la mesa.

Así, en vez de amainar, la tensión Gobierno-Oposición ha escalado, a propósito de la sequía de proyectos desde la administración de Piñera- acusación que el PS lideró desde la Oposición- y que generó el debate que ahora ha incorporado un nuevo protagonista: la Cámara de Diputados.

El hemiciclo entró al ring  tras la carta que la mesa parlamentaria, envió al Presidente una carta expresándole su molestia a nombre de la institución, por sus expresiones entre las cuales les conminaba a trabajar.

Este será uno de los tantos incidentes que en estos 4 años enfrentará a estas coaliciones antagonistas que no han desaparecido- como se esperaba, con la eliminación del binominal- pues los partidos han tenido décadas de culturas asociativas según tendencias ideológicas. Y hoy que en la Moneda está instalado un Gobierno de Derecha y en el  Parlamento hay un dominio de la Oposición, está  exacerbada la tensión entre un Gobierno que quiere avanzar y una Oposición que tiene fuerza en el Parlamento para obstruir e imponer sus posturas.

La cultura asociativa de ideologías afines no resultaría  reprochable si el debate que surgiera de esas diferentes visiones estuviese  focalizado en el interés del país y en particular en los de  sus ciudadanos.

Eso no ocurre ni  ocurrirá en tanto esté presente el cálculo político que increíblemente, ya tiene como objetivo la lucha para constituirse en la próxima opción por llegar a La Moneda. Eso desde el primer momento en que concluyó la elección de diciembre pasado que retornó a Piñera a La Moneda. De hecho esta semana concluyó con partidos de Chile Vamos entreverados y pensando en las próximas presidenciales, ¡a menos de 6 meses de debut del actual Gobierno!

Es el  país  cautivo de las ambiciones políticas y para la difícil neutralidad de tan reprochable práctica, en nada ayuda el corto periodo presidencial de  4 años exacerba  el precoz interés por apoderarse de La Moneda.

Eso complica la sintonía entre el  interés nacional y los objetivos de los políticos que tiene aun varios kilómetros de distancia para que estos últimos se enfoque en el país y sus carencias.

¿Y por qué  no optan por preocuparse del país? Por ejemplo, de la seguidilla de importantes unidades laborales que se están perdiendo. Este será un triste  fin de semana largo para 4.000 trabajadores de Iansa Linares y para quienes se desempeñaban en el Diario “La Hora”, ambos con cierres definitivos.

La reciente semana escribimos sobre el tema en el Semanario “Tiempo” en un artículo que hoy invitamos a revisar a nuestros lectores.

Sequía versus Sequías

Semanario “Tiempo” 06/07/2018

 

 

Lo que para  la Oposición es una Sequía de un Gobierno incapaz  de impulsar con energía una agenda pródiga en proyectos, para la Administración de Piñera es un freno con fines políticos para obstruir la acción del Ejecutivo.

Al medio de esta estéril polémica quedan el país y  particularmente las demandas sociales acuciantes a las que tanto Gobierno como el Parlamento tienen el deber de responder por sobre las escaramuzas políticas impulsadas en un escenario de un Gobierno sin predominancia en el Congreso.

La actual Administración está encajonada por una minoría parlamentaria. Pero también por las pueriles diferencias  al interior de su bloque y las hegemónicas presiones de sus partidos para imponer sus posturas.

Es tal la incómoda posición del Gobierno que tras conminar al Parlamento a trabajar,  Piñera rápidamente morigeró esas expresiones señalando que un Gobierno no debe ser juzgado por la cantidad de proyectos que propone a los congresistas.

En efecto, el raudal de  reformas que la administración de Bachelet impulsó, aprobó o legisló a presión favorecida por su mayoría parlamentaria,  y que hoy reclama como su legado,  no le sirvió para retener el mando en su coalición, pero por sobre esa comparación, seguramente Piñera está pensando tras su frase conciliadora, que aún hay posibilidades de dialogar con la Oposición para avanzar en su agenda.

Ese fue  también el propósito de las comisiones pre-legislativas que la Oposición se negó a integrar y quienes lo hicieron recibieron la crítica de sus pares.

A nadie  beneficia la tensión entre Gobierno y Oposición que no hace sino exacerbar la decepción  ciudadana sobre las expectativas para que de una vez, por sobre los cálculos políticos y las rencillas, primen los intereses nacionales.

Porque a la ciudadanía le cuesta entender que el trabajo parlamentario- incrementado en otros 47 congresistas-  no marche con más celeridad.

También hay sequía parlamentaria. Una investigación periodística denunció el laxo trabajo de algunas comisiones con apenas 4 horas de trabajo al mes, hecho admitido por el Presidente del Senado.

Eso merece una explicación mayor que la extremadamente liviana y pueril otorgada sobre una eventual tardanza en el inicio del periodo legislativo. Esa es una excusa carente de toda sustentabilidad y ratifica que los congresistas continúan apostando a que el ciudadano es generoso en el olvido y el perdón. Además de estar dispuesto a  aceptar tal patraña de justificación.

Su desafío es estimar  que los votantes siempre tropezarán con la misma piedra, eligiendo y re-eligiéndolos o se dejarán llevar por razones populistas colocando a nuevos congresistas que accederán a un  sitial con apenas  un 1% de sufragios.

Si hoy están sembrando para cosechar en las próximas presidenciales, ya han logrado afianzar la sequía electoral, que unida a una sequía laboral y de proyectos a nada bueno conduce.

 

 

 

 

 

 

 

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena y maneja este sitio para analizar la actualidad así como otros temas de interés. No estamos acercando a 1.800 seguidores en twitter y un número significativo que nos siguen a través del contacto directo y de correos. Nuestro interés es otorgar análisis independiente y acogemos co9mentariods que pueden observar enfoques distintos y opuestos al nuestro.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario