Dos mamás de película

Susana Pozo

, Cine, Destacados

“¡madre!”   y  “Mamá se fue de viaje” coinciden sólo en cartelera

 

madreDos propuestas cinematográficas que están en las antípodas  en sus guiones constituyen una oferta inusual hoy en la cartelera de los cines de cadenas, generalmente  direccionados a producciones hollywoodenses para la entretención simple, tan meritorias como aquellas con contenidos subliminales y de más compleja  comprensión.

“¡madre!” y “Mamá se fue de viaje” abarcan la ecumenidad del espectador adulto.

La primera  compleja, metafórica, agobiante y provocadora, está destinada al reducido público dispuesto a interpretar  más allá de  las imágenes perturbadoras que presenta.

La segunda  va dirigida a la audiencia que sólo desea entretenerse en una tarde de cine familiar, y esto último hoy es un gran mérito.

¿Cuáles son sus puntos de encuentro y cuáles aquellos que los distancian?

Ya sus respectivos títulos nos entregan la primera señal, porque en ambas el eje conductor del relato es la figura de la madre.

Ambas están direccionadas a otorgar el valor de la mujer y fundamentalmente la madre, una tendencia que muestra al cine haciéndose cargo de  lo que está ocurriendo en la sociedad en los últimos años cuando se está registrando una re-conceptuación de la figura de la  mujer y de la madre.

Hasta ese nivel las  coincidencias, porque  la realización del director Darren Aronofsky (¡madre!) sigue en la línea de su cine onírico y apocalíptico que poca aceptación tiene en un espectador masivo. Desde estas páginas criticamos negativamente  y hasta  nos reímos de su versión del pasaje bíblico “Noé”, porque una cosa es que apele a su imaginario con guiones propios como es el caso de esta “¡madre!” y otra que él altere con alevosía y ensañamiento un relato que ha trascendido las épocas.

“¡madre!” podría  muy bien calzar si se lleva a tablas en el Teatro del Absurdo, que también recurre a guiones desestructurados para hablar de los dramas  sociales y criticar desde una postura existencialista. En Chile, se representó hace algunos años con gran éxito la obra de Eugene Ionesco “La Cantante Calva” que poca aceptación podría tener hoy cuando pampea la comedia livianita y hasta procaz.

Pero en el cine, el guion del mismo director encuentra calce perfecto, pues al igual que sus  anteriores películas, atiborra esta producción de efectos especiales  para invadir con los males de la sociedad actual un escenario íntimo de un hogar cuya estructura gris y penumbrosa anticipa que allí nada  bueno puede ocurrir.

La película cuenta con dos prestigiadas estrellas de cine: el español Javier Barden y Jennifer Lawrence que a temprana edad ya ha disfrutado del Oscar.

Esta última, en el rol de madre, es la que lleva la batuta en un destructivo entorno porque es la  única que representa la creatividad, frente a  su esposo, un bloqueado escritor incapaz de retomar su producción.

mama se fue“Mamá se fue de  viaje” en cambio es una propuesta que se ha planteado en  centenares de guiones- la madre cuya ausencia significa el caos en el  ordenado hogar- pero que en mano de cineastas argentinos resulta siempre refrescante. Es una película simple, sólo pretende hacernos reír y pasar un buen par de horas, observando cómo la disciplina de un hogar casi llevado por un cronograma, se desarma, pero el positivo mensaje es que prevalece la unión familiar.  Y esto último también constituye un buen mensaje en tiempos de  relaciones y comunicaciones difíciles y desechables.

Aunque alegre y optimista, ésta  es una producción no exenta de mensajes y de crítica para aquellos trabajólicos, cuya  familia es invisible y también a todos los que hoy- lamentablemente son muchos- están dispuestos a doblegar sus rodillas, ante  las cúpulas empresariales  e institucionales para escalar posiciones. También hace un reproche al abuso empresarial sobre los trabajadores.

En “¡madre!” la protagonista actúa por una presencia aparentemente pasiva (el título va en minúscula y eso es intencional) como víctima de una sociedad vociferante y abusiva. En “Mamá se  fue de  viaje”, la figura actúa por ausencia. Y además la borra un tanto el  comediante trasandino Diego Peretti y su sutil pero gratificante tono actoral.

Nuestra recomendación: si ya tiene  suficiente con las catástrofes de la naturaleza y de la sociedad actual, la sugerencia es que no vea  “¡madre!”, si además  no está  dispuesto a  re-interpretar una nueva versión onírica de su director y por lo tanto no se deje influenciar entonces por  el  preciosismo de críticos que han ensalzado esta última película de Aronofsky.

Y si  simplemente desea  disfrutar junto a su familia viendo en pantalla grande un filme simple, simpático y con chispazos humorísticos, nada  muy exigente, recomendamos “Mamá se fue de  viaje”, realización que además cuenta con el mérito que la gran mayoría de las  realizaciones hoy no tiene: está exenta de lenguaje procaz, a excepción de un exabrupto del menor de la familia, que expresado con ingenuidad, hace reír.

Mamá hay una sola. Estas producciones- una hollywoodense y la otra argentina- muestran dos madonas opuestas, cada una con sus méritos, y para espectadores que van tras objetivos muy diferentes. La primera gana aplausos de la crítica, la segunda logra el aprecio del público porque ya en Argentina  lidera la taquilla.

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. Actualmente se desempeña como académica del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de la Serena. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario