45 Años de “El Chavo del 8”

Susana Pozo

, Opinión

El Chavo del 8: Un personaje de  la Nostalgia, la Niñez y la Adultez

 

 

 

el chavo del 8El siguiente es un tema refrescante para el inicio de la semana porque decidimos postergar  para el viernes nuestro comentario sobre las Primarias  Municipales que permitió a los políticos festejar resultados, cual verdaderos Mr. Magoos.

Así, esta página hoy se unirá al Doodle publicado hoy con que Google celebró en medio mundo la primera transmisión hace  45 años del “Chavo del Ocho”, cuyos artistas se han ido, siendo el último adiós el del Sr. Jirafales.

Sus gags me retrotraen a mi hijo muy pequeño, quien llegaba del colegio, a disfrutar de una manzana mientras observaba alucinado al “Chavo del Ocho” y su tropa.

Este elenco mexicano representa tal vez uno de los últimos comics “blancos” y descontaminado de la violencia, que además tenía el valor de  ser representado por artistas que en una vecindad compartían a través de un diálogo gracioso y ajeno a la grosería y al chiste de doble estandard.

Era una tira cómica con personajes de carne y hueso- algo poco visto- y eso representaba para los  niños una mayor cercanía que el comic trazado en dibujos.

Además de este gran mérito, “El Chavo del Ocho” mantiene su popularidad porque representa una realidad ida, nostálgica para  los niños que ya son adultos, porque reflejaba una vecindad donde a pesar de las diferencias, éstas siempre concluían en un gag que relajaba la  situación.

Hoy, cuando en la sociedad se observa en barrios una preocupante dosis de violencia para zanjar, o más bien imponer las diferencias, la atmósfera de la  vecindad del Chavo resulta entrañable.

El personaje del Chavo reúne en su representación varios valores que le mantienen como una  figura muy querida, a pesar de  sus berrinches que sacaban de quicio a ese  formidable elenco que interpretaban al Quico, a Doña Florinda, al Sr. Jirafales, al Sr. Barriga, a la Bruja del 71, a Don Ramón: todos terminaban exasperándose con el Chavo del 8.

Un elemento para hacerlo tan querible era su orfandad: su familia era la vecindad y su casa pareciera que era el barril que allí permanecía por inercia. También carece de  nombre, un elemento que acentúa su desamparo.

Un segundo factor es que  el “Chavo” es representado por un adulto: es un hombre en el alma de un niño y eso cala más hondo que si el rol  hubiese estado a cargo de un menor.

Y un tercero es que representaba un personaje de unión entre  todos el resto.

Un cuarto: sus repetitivas frases, un recurso que ya no se utiliza en gags.

Pero atención con las frases repetitivas: “Fue sin querer queriendo” “Bueno, pero no te enojes”; “La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena” o las pronunciadas por el Chapulín Colorado: “Qué no panda el cúnico”: “Síganme los buenos”; “Se aprovechan de mi nobleza” .

Todos  los anteriores estribillos repetitivos representan frases nacidas desde la humildad o desde una sana intencionalidad, hoy también nostálgicas.

Hay que remitirse al  recordado Charlot de Charles Chaplin como un gran referente del Chavo del 8 con muy similares cualidades que los sitúan entre los personajes inolvidables de la infancia y también de los adultos. Charlot era un vagabundo que iba sembrando dificultades, “sin querer queriendo”, como se justificaba el Chavo.

Sumemos  entre los personajes inolvidables de la niñez y también de los adultos al dibujante “Quino” con su Mafalda; a nuestro Pepo con “Condorito” y al “Mr. Magoo” que de forma cruel he analogado con los políticos, porque para quienes no se han acercado a esa tira cómica, Mr. Magoo era un Sr. miope, capaz de transitar por una cornisa, pensando que lo hacía por la Gran Avenida de Nueva York, un  modelo de miopía en cómico.

Los políticos, un modelo de miopía frente a los acontecimientos del Chile actual.

 

 

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. Actualmente se desempeña como académica del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de la Serena. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario