Chile Despiadado

Susana Pozo

, General

Chile Despiadado

 

 

Condorito exigiría una explicación

 

 

condoritoMe había propuesto comentar sólo  temas recreacionales en esta época de verano que invita al mayor relajo pero  un simple, somero y rápido recorrido por páginas de medios me mostró un país que mereció el título de este texto: Chile Despiadado.

Porque no sólo las temperaturas están al grado máximo en el país y en Santiago, sus ciudadanos se ahogan con un incendio que lleva  de nuevo al debate el manejo medioambiental, también es un Chile que no toma vacaciones con comportamientos que resultan altamente preocupantes.

Las pinceladas que recogimos en nuestra somera revisión incluyen a una anciana  que toca flauta en  el acceso a un Metro y a un segundo octogenario que  se orinó en un centro de pago porque la empresa le negó un  baño, ambos captados por cámaras ciudadanas. Los medios en tanto daban cuenta de declaraciones de la ministra  del Sernam, quien para justificar a ultranza el proyecto de despenalización del  aborto precisaba que la iniciativa cuenta con la adhesión por sobre el 80% en las Encuestas de Opinión.

Qué bien: razones políticas de peso están por sobre consideraciones de especialistas y de Derechos Humanos.

Una segunda información dio por cerrado el capítulo de una nana que quemó con 1 plancha a una pequeña tras precisarse desde tribunales que no existe legislación para castigar tal delito y por tanto no es posible  aplicarle merecido castigo.

Lo anterior da cuenta que en Chile, los vacíos legales, así como la incultura, posibilitan la indefensión  de  mujeres, ancianos, niños y nonatos.

Una situación similar ocurre con el mundo animal: Un pudú debió ser rescatado por Carabineros porque los funcionarios del SAG tienen horario principesco y en Viña del Mar un caballo que está esclavizado por dueños de las llamadas “Victorias”, cayó exánime al suelo, vaya Ud. a saber las causas, pero ninguna positiva: agotamiento, maltrato, desnutrición, latigazos, exceso de trabajo.

Son sólo ejemplos de este Chile Cruel con mujeres, ancianos, niños,  nonatos y agregamos los  animales.

Desglosemos algunos de estos “hechos” que no nos orgullecen.

La anciana que toca flauta a la salida del Metro Valparaíso, es una profesora de música ya retirada, que se vio obligada a tal actividad, acorralada por sus deudas y su baja pensión.

Eso, tras  formar por unos cuantos años a niños en el generoso acto de la educación músical.

Me recordó mi profesor de música en el Liceo: un educador de primer nivel, compositor,  y quien tuvo similar fin, tocando  su violín en las calles.

Así tratamos en Chile a quienes ejercen una de las actividades más trascendentes para el país: educar.

El anciano se orinó tras requerir 3 veces el baño, apremiado por la demora en una fila en un centro de pago- que no debió haber integrado por su edad- porque aquejado de alta presión es medicado con remedios diuréticos. Se le negó el servicio y  no resistió más su necesidad biológica.

Dijo sentirse avergonzado. Eso lo relató el medio que entregó la información, que también dio muestra de  crueldad al identificar con nombre y apellido a este  Sr. quien es un símbolo de la insensibilidad que tenemos  con nonagenarios.

La ministra Claudia Pascual, quien se sitúa- vaya a Ud. a saber porqué- como la mejor  valorada del gabinete, defendió la despenalización  del aborto, argumentando la aceptación en encuestas de la iniciativa por sobre el 70 y 80%.

Esas declaraciones las hizo tras los 20 minutos que la Comisión de Constitución concedió a la ex senadora Soledad Alvear, para argumentar en oposición al proyecto. La ex parlamentaria  opinó que el proyecto representa  el abandono de los más débiles- los niños y las mujeres embarazadas- y mantiene en la impunidad al agresor en la causal de violación.

A la ex parlamentaria le tiraron piedras de todos lados. Al pobre argumento de la Ministra de la Mujer, para quien sí sirven las encuestas que el Gobierno desde la vocería desestima, se sumó la ex ministra de Salud, Helia Molina, quien explicó que “estábamos en un país laico”. ¿Y qué tiene que ver el laicismo con legitimar el aborto?

¿Será el Derecho a la Vida parte de algún ritual religioso? Extraño argumento. Y muy débil por lo demás.

Otra “feminista” aseveró que la  Alvear está en la etapa de la pre-historia. Claro, cómo  se le ocurre  no ser “moderna”, “actualizada”; “ir con los tiempos”, “sumarse a la masividad”, “imitar a sociedades más  avanzadas”.

La niña quemada con una plancha no tendrá justicia: no hay tiempo, pero particularmente voluntad e interés, por revisar y perfeccionar las normas que protegen a la infancia. Por el contrario, con la luz verde para autorizar por cuestionados raciocinios la interrupción de una gestación, vamos en  reversa. 

Los animales tampoco gozan de una legislación apropiada que nos  distinga por un buen manejo de especies  que si respetamos,  nos entregan afecto y requieren de nuestra protección.

El pudú- una especie en riesgo de extinción- circulaba asustado y herido por calles de Chiguayante y según la información de Radio BioBio, el Sag no pudo ir en su rescate para curarle y  devolverle a  su hábitat  porque es un servicio de atención hasta las 16: 00 horas.

Nuestra barbarie  se expresa no sólo en vacíos legales e indiferencia de legisladores. Las redes  sociales registraron internautas  que en el caso del caballo que  se desplomó en la llamada Ciudad-Jardín, defendían mantener  “en bien del turismo”, estas victorias destinadas a visitantes sedentarios que se desplazan arrastrados por animales en un balneario que invita a ser conocido en un tranquila caminata.

¡Plop! diría Condorito, porque  todo lo relatado da cuenta de un país tercermundista en su comportamiento.

Sin duda que el popular plumífero ante los casos relatados exigiría una explicación.

Es el  Chile impío, irrespetuoso, irreverente, desdeñoso,  frío, sacrílego y unos cuantos  calificativos más.

 

Susana Pozo Pizarro, es Periodista (UCh), Magíster en Información Económica. A nivel profesional ejerció en formatos de Televisión, Radio, Periódico y Revista. También se desempeñó en Comunicación Corporativa y culminó su carrera como Editora y Columnista del sector de Economía en Diario “El Mercurio” de Valparaíso. A nivel académico ocupó cargos en la Universidad de La Serena como académica, Directora de la Escuela de Periodismo y vicedecana de la Facultad de Ciencias Sociales y Administrativas. En 2008 recibe el Premio “Elena Caffarena” que otorga el Gobierno para reconocer a mujeres destacadas en su ámbito profesional. Hoy es columnista del Semanario “Tiempo” de La Serena y maneja este sitio para analizar la actualidad así como otros temas de interés. Nos estamos acercando a 1.800 seguidores en twitter y un número significativo que nos siguen a través del contacto directo y de correos. Nuestro interés es otorgar análisis independiente y acogemos comentarios que pueden observar enfoques distintos y opuestos al nuestro.

Susana Pozo – who has written posts on Agenda Alternativa.


Agregar un comentario